Historia2019-10-08T09:05:37-03:00

Historia

En la búsqueda constante de lograr lo imposible, explorando lo diferente y alejado de los lugares tradicionales es que nació Bodega Puerta del Abra.

Se trata de un proyecto personal junto con mi mujer e hijos y la impronta heredada de mis padres, que siempre me enseñaron que haciendo las cosas bien pueden salir cosas maravillosas de lugares únicos.

El proyecto de la Bodega Puerta del Abra lo iniciamos con la ayuda de Esteban García Bouza y Tomas Hughes quienes fueron los primeros en ayudarme a decidir donde plantar el viñedo y con el seguimiento de la elección y ensayos de las distintas variedades de uvas. Finalmente, se resolvió comenzar el proyecto en El Vallecito.

El Vallecito es un campo ubicado en un valle rodeado del sistema de sierras de Tandilia, en el camino de Balcarce a Mar del Plata. Allí nos fuimos y elegimos este lugar distinto que presenta algunas peculiaridades: un suelo escaso en el mundo con placas de calcáreo poroso, un microclima diferente generado por las sierras y los vientos del lugar, y una cercanía al mar que otorgan ciertas características únicas.

En El Vallecito hemos logrado elaborar vinos tranquilos de gran cuerpo, estructurados, de variedades poco comunes en Argentina, y espumantes que deslumbran por la complejidad de sus aromas y sabores.

En nuestra búsqueda continua de lo distinto, empujando los límites de lo establecido, apostamos a desarrollar un viñedo biodinámico, con la convicción que esta propuesta de manejo de viñedo nos brindará la expresión más sincera de lo que la naturaleza del lugar nos puede ofrecer.

Hoy, mi mujer y mis hijos están muy involucrados en el seguimiento y desarrollo del viñedo y la bodega, y son mi sostén para seguir evolucionando cada día. Con este apoyo, y con el trabajo de todo un equipo humano único, es que la bodega va logrando elaborar pequeñas cantidades de vino que desafían el paladar de quienes disfrutan verdaderamente de un producto de alta calidad.

J. Perez Companc